En este articulo vamos a centrarnos en que es, para que sirve, como aplicarla y todos sus beneficios.

¿Para qué sirve?

Este producto se debe utilizar antes de la base de maquillaje y tiene varias funciones, pero todas las prebases de maquillaje alargan la duración del maquillaje. Y por eso no hace falta usar polvos fijadores aunque los puedes utilizar para mayor fijación, pero realmente con la prebase está más que fijado.

¿Cuando usarla?

Se puede usar por el día o para eventos especiales y en especial para personas con arrugas o imperfecciones.

Consejos para su aplicación

Antes de nada hay que tener la cara limpia e hidratada aunque después no utilices maquillaje. Aplicar sérum y crema y una vez absorbidos aplicar la prebase.

¿Cómo aplicamos la prebase?

  • Primero ponemos unas gotas en el rostro
  • Se puede aplicar en párpados, labios y rostro
  • Extendemos con movimientos circulares
  • Aplicamos la prebase cubriendo todas las imperfecciones pero sin excedernos para evitar el efecto máscara.
  • Y se puede aplicar tanto con brocha pincel o los dedos.

Se puede aplicar tambien segun las necesidades de cada uno, si tienes acné en la zona T o imperfecciones en esa zona puede aplicar la prebase de maquillaje solo en esa zona.

Si el primer tiene luminosidad aplicar en zonas como en el hueso de la ceja, mejillas y en el pico de los labios.

Obtendremos una piel preparada para su posterior aplicación del maquillaje y la piel estará lisa y unificada.

Y si no se quiere aplicar maquillaje se puede usar un corrector para corregir zonas determinadas y polvos de sol para definir.

¿Cúal necesito para mi tipo de piel?

Hay varios tipos de prebases de maquillajes para el rostro:

  • Matificantes y alisadoras: alisa, controla los brillos, unifica, reduce los poros y facilita la duración del maquillaje.
  • Correctores: se consigue un tono más homogéneo con varios tonos como verde para rojeces, violetas para pieles amarillas y el amarillo para conseguir el "efecto buena cara".
  • Iluminadores: si quieres resaltar ciertas zonas del rostro y disimular arrugas y tienes un rostro apagado. Ricas en minerales que reflejan la luz.

Tipos de piel

Cada una de ellas están hechas para contrarrestar diferentes problemas de cada tipo de piel:

  • Pieles secas: en este caso utilizaremos una prebase de maquillaje iluminadora que hace que tu rostro esté hidratado y aporte luz.
  • Pieles grasas y con imperfecciones: este tipo de piel necesita matificante para controlar brillos y poros. Su textura suele ser espesa para ocultar cicatrices.
  • Pieles maduras: hidrata, protege del sol y su textura es en gel.
  • Pieles normales: se centra en que aguante por mucho más tiempo el maquillaje ya que este tipo de piel no tiene imperfecciones.
  • Pieles mixtas: mejor usar una prebase que matifique en la zona T y que ilumine en las zonas secas.
  • Pieles sensibles: mejor que no tengan fragancias para evitar reacciones en la piel, preferiblemente en tono verde para que neutralice las rojeces.

10 beneficios que no conocías de las prebases de maquillaje

1.Tono de piel igualado: neutraliza zonas oscuras.

2.Hidratación: para que tu piel no se reseque ni se cuartee el maquillaje.

3.Elimina poros abiertos.

4.Aporta luminosidad: evita la apariencia apagada.

5.Alarga la duración del maquillaje.

6.Oculta granitos y rojeces con prebases con textura densa.

7.Protege del sol.

8.Rellena arrugas y líneas de expresión.

9.Matifica brillos con prebases que controlan la grasa.

10.Suaviza la textura dejándolo suave y sedoso.